Identificación biométrica como futuro de la verificación del usuario

Con dispositivos que se desbloquean escaneando nuestras huellas dactilares, iris o rostro ya es imposible sorprender a nadie; los usamos cada vez más, son cómodos y seguros. Pero el reconocimiento biométrico va más allá de los dispositivos móviles, ya que cada día lo implementan en diferentes áreas. Lo llaman “el futuro de la identificación”.

Entonces ¿Qué es una identificación biométrica? Son sistemas que permiten identificar a una persona mediante el escaneo de registros anatómicos o por su comportamiento. Existen varios tipos de tecnologías como, por ejemplo, lectores de huellas dactilares, capacitivas, ultrasónicos, reconocimiento de iris y facial 3D, sensores de ritmo cardíaco y de voz, de tipo de comportamiento y, aunque todavía está en proceso de investigación, de reconocimiento de olores.

Las instituciones financieras también se han enfocado a las tecnologías biométricas integrándolas en una amplia gama de canales como banca telefónica, aplicaciones para móviles, cajeros automáticos, sucursales, banca en línea etc. La mayor ventaja de su uso para ellas es la posibilidad de identificar digitalmente al cliente en cualquier momento y cualquier lugar, de una manera sencilla y con mayor seguridad.

Según el último estudio de Juniper Research, las tecnologías de identificación biométrica moverán 2 billones de dólares en transacciones de pago móvil para 2023 y el mayor crecimiento será en las operaciones de ecommerce remotas – cerca del 57% de todas las transacciones de este sector serán biométricas. También, dicho estudio pronostica que la principal innovación pertenecerá al software “biometría como servicio” y a los pagos a través de identificación vocal. Además, el seguimiento del comportamiento del usuario captando datos de, por ejemplo, la velocidad con la que presiona los botones o la forma de mover el cursor, el tiempo de espera entre la realización de operaciones etc. permitirá realizar comprobaciones de identidad seguras basadas en algoritmos que fijan esas pautas y las guardan en la nube.

¿Pero de verdad el reconocimiento biométrico es tan seguro?

Un estudio de Capgemini demuestra que casi la mitad de los consumidores (47%) que usan los canales digitales están preocupados por la seguridad y que el 74% cambiaría su banco o aseguradora en caso de una vulneración de datos.

Con los ataques cibernéticos cada vez más sofisticados, las medidas de seguridad también deben ser más inteligentes. Hay que reconocer que ninguna tecnología ha probado ser inquebrantable. Podemos poner el ejemplo de FaceID, que no reconoce la diferencia entre dos gemelos, varios casos de falsificación de huellas y desbloqueos de dispositivo por errores del sistema.

Puede ser que la clave está en implementar medidas de seguridad que monitoreen y prueben continuamente la autenticidad de los usuarios mediante características difíciles de replicar. Y la única medida preventiva que queda para la protección de la información es hacer la vulneración del sistema tan costosa de realizar que los beneficios de un ataque exitoso no valgan la pena. Y en este sentido la mejor solución sería usar la tecnología blockchain para almacenar y proteger los datos biométricos, siendo ésta una de las áreas de trabajo de ioBuilders y de SEFIDE.

DigitalES Summit 2018: el gobierno español y los líderes del sector tecnológico y de la innovación van por el mismo camino

Los días 10 y 11 de julio en Madrid se ha celebrado un evento llamado DigitalES Summit 2018, patronal del sector tecnológico, que ha reunido a los líderes de la innovación y la digitalización, en un encuentro donde empresas e instituciones públicas han podido compartir su visión del progreso digital en España para los próximos años. En DigitalES Summit 2018 han participado más de 50 speakers nacionales e internacionales, entre los que se encuentran los principales CEOs de las empresas líderes en el sector, así como miembros del Gobierno, instituciones públicas y partidos políticos.

Los temas por los que han apostado los organizadores fueron: la tecnología, el desafío digital, la ciberseguridad, la revolución de las ciudades inteligentes, Big Data, tendencias de inversión en la economía digital, el futuro del empleo y todo esto desde el punto de vista del desarrollo tecnológico y empresarial de España.

En la inauguración oficial ha tomado la palabra la Ministra de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de España, la Sra. Dª. Reyes Maroto que ha marcado el curso del gobierno sobre este tema. La señora Maroto ha anunciado que para que España pueda contar con una economía digital dinámica y competitiva y generar oportunidades de empleos de calidad el Gobierno dedicará 100 millones de euros a la transformación digital de las empresas a través del programa ‘Industria Conectada 4.0’.

También la ministra ha declarado que tienen el plan de ayudar a las empresas a crecer en el mercado online, impulsando desde el Ministerio actuaciones como la elaboración de una hoja de ruta para fomentar la digitalización de la industria y los servicios y la elaboración de un plan de comercio minorista.

Ha sido remarcada la necesidad de mejorar el talento digital de España. Para ello hay que estimular la formación científica, tecnológica, de ingeniería y de matemáticas. Hay que promover un modelo de aprendizaje continuo en competencias digitales que dé respuesta a las necesidades presentes y futuras.

La señora Maroto también ha subrayado que cree imprescindible que los instrumentos de financiación existentes se adapten a las necesidades de nuestras empresas y emprendedores, y que es fundamental el papel que juegan, no solo los instrumentos de financiación industrial sino el que realizan de manera transversal ENISA y CERSA.

Por último, la ministra destacó que el papel del sector público es muy importante para impulsar la innovación a través de la compra pública. Un instrumento que contribuye a la mejora de los servicios públicos y al incremento de la competitividad de nuestro tejido empresarial. En este sentido, España se mantiene a la cabeza de los países europeos más avanzados en Administración electrónica y se sitúa en la cuarta posición en el indicador de servicios públicos digitales del Índice de Economía y Sociedad Digital (DESI) 2018.

El evento ha sido organizado por DigitalES, Asociación Española para la Digitalización, que integra las principales empresas del sector de la tecnología e innovación digital en España. En conjunto, estas compañías, emplean a más de 130.000 personas y facturan 47 mil millones de euros, el equivalente al 4% del PIB nacional. El objetivo de DigitalES es impulsar la transformación digital global y real de ciudadanos, empresas y administración pública, contribuyendo así al crecimiento económico y social de nuestro país y, como se puede ver, el gobierno español esta de acuerdo con las metas de la asociación.

Funcas: banca vs. Fintech, comparativa de la oferta

Cada día escuchamos más sobre la competencia entre bancos clásicos y Fintech. Muchas veces se percibe como un proceso en el que el sistema antiguo se resiente con la irrupción de las nuevas tecnologías, usándose con asiduidad la frase «las fintech matan a la banca». ¿Pero de verdad es una competición “feroz”? Los comentarios de los bancos y de las empresas fintech son muy contradictorios.

Para aclarar un poco la situación, el Observatorio de la Digitalización Financiera Funcas-KPMG viene analizando desde 2017 la actuación y el impacto de los nuevos actores en los procesos bancarios tradicionales y sus principales implicaciones. Dentro de esta línea de trabajo, el estudio realiza un análisis comparativo de la oferta de productos y servicios de las Fintech españolas respecto a la oferta que realiza la Banca tradicional.

El estudio demuestra que, en la actualidad, se aprecia un sector financiero más sólido y rentable, en el que los bancos se enfrentan a un entorno de máxima exigencia caracterizado por:

  • Bajos tipos de interés
  • Gran competencia por los clientes, los negocios y las operaciones más rentables
  • Aparición de nuevos actores en el sector (Fintech y GAFA -Google, Amazon, Facebook y Apple)

Por su parte, las Fintech continúan consolidándose en el sector ofreciendo, en su mayoría, productos y servicios complementarios a los bancarios (al destinarse a clientes históricamente excluidos por la banca por su falta de rentabilidad o alto riesgo) así́ como productos y servicios de soporte a los bancos.

«De las 300 Fintech nacionales se calcula que, actualmente, el 48% de las compañías son complementarias a los bancos, el 32% son colaborativas y el 20% competidoras.»

Pocos productos y servicios de las Fintech nacionales entran realmente en competencia con la banca tradicional. Se caracterizan por unos costes reducidos, rapidez, sencillez, transparencia y gran personalización.

Los préstamos, tanto a empresas como a particulares son la principal área de competencia entre banca y Fintech aunque, como sucede con el resto de verticales, la financiación Fintech suele ser más complementaria que sustitutiva de la bancaria.

Se estima que, en un futuro cercano, la principal competencia con productos y servicios realmente sustitutivos a los bancarios, no vendrá́ de las Fintech, sino de las grandes compañías tecnológicas.

Para hacer frente a estos retos, la banca tradicional está redefiniendo sus modelos de negocio para satisfacer a unos clientes cada vez más digitales, de acuerdo con las nuevas regulaciones, aumentando la transparencia y manteniendo la seguridad y la confianza. Además, la industria financiera se encuentra cada vez más abierta a la colaboración, tanto con una alianza Banca-Fintech, como con la cooperación entre entidades tradicionales.

El auge de las Fintech está revitalizando la experiencia del cliente en el ámbito de los servicios financieros y ha supuesto un acelerador para la transformación digital de la banca. Poseen procesos muy adaptados y enfocados al cliente. Y la reducción de los costes que han hecho posible gracias a la tecnología les permite lanzar en el mercado productos muy competitivos. Sin embargo, no puede considerarse que estén siendo realmente disruptivas en las verticales en las que realmente compiten con los bancos.

Efectivamente, se pueden observar productos diferenciales con un alto valor añadido en aquellas verticales complementarias, que satisfacen las necesidades financieras de segmentos históricamente desatendidos por el sistema financiero tradicional, y en las colaborativas, en las que las Fintech ofrecen sus servicios a los bancos, generalmente de soporte a sus procesos:

– Los comparadores financieros ofrecen una amplia y actualizada información sobre las hipotecas, préstamos, cuentas, tarjetas y depósitos, que se pueden encontrar en el mercado para que los usuarios seleccionen el producto más ventajoso. Su objetivo es ayudar a los interesados a entender y elegir los productos que más les convienen para su caso particular, desde los más habituales como las cuentas bancarias o las tarjetas de crédito, hasta productos más complejos como préstamos o hipotecas.

– El onboarding digital hace referencia al proceso de identificación no presencial que permite a los usuarios darse de alta como nuevos clientes de manera totalmente digital a través de canales online. Se basa en el uso de la tecnología biométrica para reconocimiento óptico y facial, así́ como la captura de documentos de identificación oficial. Asimismo, con estas soluciones

se previene de una forma más efectiva el fraude de identidad y proporcionan una ágil y fácil experiencia de usuario.

– Los agregadores financieros muestran en un mismo lugar toda la información financiera de un cliente, mostrando todas sus posiciones en los diferentes bancos con los que opera y de las diversas compañías de tarjetas. Además de mostrar toda la información en un único lugar suelen proporcionar servicios de valor añadido al cliente, como la clasificación por tipología de gasto o diversas alertas que permiten al cliente una mejor gestión de sus finanzas personales.

– Las Fintech de infraestructura financiera permiten la conexión con los bancos para la descarga automática de los movimientos, siendo compatible con los principales ERP y bancos del mercado. Su propuesta se sustenta en nuevas tecnologías que permiten mejorar la agilidad, flexibilidad, velocidad y precisión de la información.

– Las Fintech que apuestan por el Big Data y la Inteligencia Artificial colaboran con los bancos para ayudarles a conocer mejor a sus clientes, detectar mejor sus necesidades, definir nuevos productos o servicios, así́ como detectar posibles situaciones de fraude.

Estas empresas Fintech tienen un futuro prometedor, ya que su colaboración con la banca les permitirá́ evolucionar y desarrollar sus productos y servicios, porque las entidades tradicionales cuentan con capacidad de inversión y la confianza de los clientes. En la actualidad, se presentan claros ejemplos de esta colaboración con startups tecnológicas trabajando con los bancos para la incorporación de mejores sistemas de aproximación a los clientes y con los bancos lanzando programas de aceleración de startups Fintech con el fin de seguir innovando. Es más, se está produciendo un auge del concepto «Banking as a Plataform”, es decir, la banca como base del sistema y diferentes APIS conectadas para ofrecer los distintos servicios a los clientes.

Por su parte, las entidades tradicionales están adaptando sus estrategias y modelos de negocio, adoptando las buenas prácticas y ejemplos del sector Fintech para conseguir mantener a sus clientes y para hacer frente a futuros competidores.

Con el mismo objetivo, los bancos también están estudiando vías de colaboración con otros bancos, entre las que destacan:

– Compartir centros tecnológicos, incubadoras y aceleradoras Fintech.

– Crear una tarjeta de crédito común, o plataformas, como ya han avanzado con la aplicación de pequeños pagos inmediatos Bizum o con la fusión de los tres medios de pago existentes hasta ahora (Servired, 4B y Euro 6000).

– Crear oficinas multimarca en zonas rurales donde no hay sucursales para que el cliente pueda realizar su operativa. Con esta medida, las entidades conseguirían lidiar con la exclusión financiera en estas áreas.

El avanzado ritmo de desarrollo tecnológico actual hace que las tendencias en el mundo digital tengan unos ciclos de vida bastante impredecibles. A pesar de ello, KPMG identifica las siguientes 5 tendencias que marcarán el futuro próximo, todas ellas con la experiencia de cliente como denominador común:

1. Sofisticación de canales digitales para crear experiencias de cliente integrales

2. Digital Store

3. Análisis de datos de calidad

4. Realidad Virtual (VR) y Realidad Aumentada (AR)

5. Asistentes virtuales y sistemas cognitivos

En lo que respecta al ecosistema Fintech, este continúa madurando a un ritmo acelerado, con grandes desarrollos que van desde el aumento de la banca abierta, el aumento de la claridad regulatoria y el avance de tecnologías como la Inteligencia Artificial y el Blockchain.

Las 10 predicciones de KPMG más relevantes para el 2018 en el sector financiero, son las siguientes:

  1. La Inteligencia Artificial se acelera: la innovación continúa y se adopta la IA como tecnología subyacente
  2. Incremento de Regtech: mayor inversión en Regtech en todo el mundo
  3. Cooperación: mayor colaboración y asociación entre proveedores a gran escala
  4. Préstamos digitales de próxima generación: aumento de la tecnología y las plataformas de las hipotecas en línea
  5. Más allá́ de los casos de uso: primeros éxitos en el inicio de los sistemas de producción de blockchain
  6. Banca abierta: las API abiertas marcan el camino para desarrolladores en Europa y en el mundo
  7. Nuevos challenger banks: los “incumbents” de servicios financieros construyen sus propios bancos digitales
  8. Innovación Insurtech: incremento de la inversión para impulsar el desarrollo Insurtech y construir hubs de referencia alrededor del mundo
  9. Hacia compañías full- stack: las empresas Fintech más maduras amplían los conjuntos de soluciones ofertadas intentando abarcar toda la cadena de valor
  10. Participación con las Big Tech: mayor asociación entre Fintech y los gigantes tecnológicos

Los bancos nacionales, además del esfuerzo de reestructuración  y aumento de la eficiencia realizado en los últimos diez años, están ajustando sus modelos de negocio para poner el foco en el cliente y así revitalizar los márgenes, sin depender únicamente de la normalización

de la política monetaria y las subidas de tipos de interés que se esperan en Europa a partir del próximo año.

Las Fintech, por su parte, siguen incrementando su presencia y relevancia, impulsando un ecosistema cada vez más fuerte que actúa como motor de cambio y transformación del sector  financiero. Estas empresas tecnológico-financieras son capaces de desarrollar soluciones que permiten desintermediar a los bancos en tareas y funciones de su cadena de valor tradicional.

Y aunque esto podría suponer una amenaza competitiva para las entidades tradicionales, la

estrategia de Bancos y Fintech ha ido cambiando y en buena medida ya no actúan como competidores, sino que buscan fórmulas de colaboración como la mejor vía para generar valor.

Tanto Bancos como Fintech ven cómo sus principales competidores a los gigantes tecnológicos (GAFA y BAT), que cuentan con la confianza de millones de usuarios y con grandes fondos para sus inversiones. Frente a la competencia de los bigtech, la colaboración banca-Fintech, permite a ambos estar a la vanguardia de la tecnología bancaria y ser parte del ecosistema tecnológico. En consecuencia, actualmente las entidades financieras tradicionales mantienen una estrategia activa de inversión, adquisición, colaboración e incubación de nuevas startups en el sector Fintech.

Fuente

IoT y Blockchain: un nuevo escenario para el crecimiento de las Fintech  

Seguramente ya has escuchado muchas cosas sobre «Internet de las Cosas» (o «IoT» en inglés). Esta denominación apareció en el año 1999 a propuesta de Kevin Ashton en el Auto-ID Center del MIT, donde se realizaban investigaciones en el campo de la identificación por radiofrecuencia en red (RFID) y tecnologías de sensores. Y desde entonces esta concepción teórica ha obtenido el uso práctico en muchas áreas y sectores diferentes.

¿Entonces, a qué se refiere exactamente Internet de las Cosas? En sencillo: a la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet. Alternativamente, también se habla de él para definir el momento en que la cantidad de “cosas” conectadas a Internet supere a las personas conectadas.

Se supone que estas “cosas” participarán activamente en los negocios, en los procesos sociológicos y los de información, donde pueden interactuar y comunicarse entre sí, hacer intercambios de información sobre el entorno, reaccionar y cambiar los procesos sin necesitar la intervención de seres humanos. ¿Suena como una fantasía futurista? Por ejemplo, un frigorífico puede pedir leche de forma autónoma a una tienda on-line si detecta que se había acabado y le enviará una señal a la casa inteligente para que abra la puerta cuando vayan a entregarla. No está mal, ¿verdad?

«Con el desarrollo de Internet muchos procesos cotidianos van a automatizarse y el papel decisivo en esta automatización lo tomará la tecnología blockchain» – nos asegura TM Forum

Creciendo gradualmente, el IoT se enfrenta a nuevos desafíos. La identificación, conexión, seguridad y la administración de tantos dispositivos son los obstáculos que hay que eliminar para la adopción generalizada del IoT. De hecho, el uso de la blockchain para el IoT es la tarea número uno que muchas empresas tienen en mente. Para 2019, el 20% de todas las implementaciones del IoT tendrán niveles básicos de servicios de blockchain habilitados. La razón probablemente sea una combinación de ataques DDoS incrementados y una suposición por parte de los proveedores de una mayor necesidad de inversiones en seguridad cibernética.

Las soluciones basadas en blockchain e Internet de las Cosas, en algunas áreas, requieren la rápida creación de interacciones entre varios agentes económicos. Esas relaciones influyen en la aparición de consecuencias jurídicas y financieras y, en muchos casos, provocan la necesidad de formalización de relaciones mediante una contratación entre suministrador y consumidor (Service Level Agreement, SLA). Este contrato, con toda la información requerida, es lo que guardan en la cadena de bloques. Y de este modo blockchain puede optimizar muchos procesos y crear un nuevo sistema de relaciones basado en la confianza y donde se excluye cualquier tipo de fraude.

Internet de las Cosas junto con la tecnología blockchain impulsan un nuevo modelo de negocio y esto, a su vez, está provocando el crecimiento del sector Fintech. Porque el sector financiero es una de las áreas que requiere de manera imprescindible un depósito de datos seguro; la armonización de relaciones entre varios tipos de datos, la privacidad de los mismos y otras ventajas importantes es lo que nos aporta el uso de blockchain. Y el IoT, como un pilar de esta base tecnológica, necesita de las relaciones financieras innovadoras que nos pueden proveer las empresas fintech.

«En el Internet de las Cosas (IoT), las cosas se vuelven inteligentes, conectadas y más centradas en aumentar el papel en la vida de cada persona. El concepto actual del IoT carece de un componente críticamente importante: la monetización. El éxito del Internet de las Cosas se logrará mediante el desarrollo de una nueva plataforma económica y el correspondiente modelo monetario. Las «cosas» monetizadas predeterminarán el desarrollo de una nueva economía «, dijo David Furlonger, vicepresidente de Gartner.

Todavía queda mucho trabajo por hacer pero ya los gigantes como IBM y Samsung están desarrollando soluciones propias relacionadas con el IoT y la cadena de bloques, en particular esas empresas han declarado que precisamente blockchain es la tecnología que puede resolver los problemas importantes que frenan la penetración masiva de Internet en áreas diferentes de la vida. Y las Fintech, como SEFIDE, ayudarán a dar el soporte financiero necesario para la desintermediación de las transacciones económicas que subyacen sobre alguna de las funcionalidades de IoT.

Aceleradoras Fintech: un punto donde las ideas encuentran apoyo

 

Últimamente se habla mucho sobre el crecimiento de las Fintech: los sistemas de pago revolucionarios, inteligencia artificial y sistemas biométricos usados en el campo financiero. Existe un temor de que las Fintech, antes o después, transformarán el modelo de banca tradiciones tal como lo concocemos. Pero la realidad está siendo otra, ya que la banca clásica busca a las startups Fintech para poder integrarlas en su negocio e incorporar sus ventajas competitivas.

En este escenario, casi todas las startups Fintech tienen el propósito de llevar su idea de relación financiera al consumidor de un modo más accesible que luego pueda ser cumplido. La consecuencia es que sus mayores consumidores están siendo las grandes empresas financieras, lo que les lleva a buscar soluciones de inversión a través de aceleradoras especializadas que les aporten la dimensión suficiente para no sucumbir en un primer momento ante la tentación de ser absorbidas por grandes entidades financieras.

¿Qué es una aceleradora? 

“Es un proyecto de desarrollo empresarial intensivo que apoya a innovadores y les ayuda a convertir sus ideas en negocios de éxito o a integrar sus soluciones revolucionarias en una empresa. El apoyo normalmente viene en forma de tutoría, espacio físico y algo de capital inicial”.

Los primeros en usar el modelo de aceleradoras fueron Microsoft, Samsung, Barclays, BNP Paribas, Airbus… aunque su intención inicial fue solo para soluciones internas. Pero cada día aparecen nuevas aceleradoras colaborativas, es decir, el consumidor final apoya a la fintech facilitándole el proceso de desarrollo e integra las soluciones innovadoras en su negocio directamente.

Hoy existe una larga lista de aceleradoras, incubadoras y venture builders para las Fintech en el mundo. También en España, donde las más importantes y mejor valoradas son:

La Asociación Española de Fintech e Insurtech que se dedica a crear un entorno favorable para el desarrollo de startups y empresas fintech e insurtech en España, realizando labores de interlocución, comunicación y colaboración con los organismos y agentes relevantes del sistema para fortalecer su crecimiento y su ecosistema.

Innsomnia es un hub de innovación especializado en la aceleración e incubación de proyectos de base tecnológica a través del acuerdo con grandes compañías que confían en la entidad para incorporar las últimas innovaciones a su modelo de negocio.

Bankia Accelerator by Conector es una aceleradora de startups impulsada por Bankia y Conector con el objeto de ayudar e impulsar a startups innovadoras. Bankia Accelerator by Conector pretende apoyar proyectos con el fin de aportar soluciones tecnológicas para la sociedad en general y las pymes en particular.

Fintech Spain promueve la cultura fintech en el mercado y organiza el evento #FintechExperience Payments. Este evento se centra en dar a conocer los métodos de pago más innovadores en España y a las startups que están apostando por desarrollar estas tecnologías.

Finnovista es una organización que potencia los ecosistemas FinTech en América Latina y Europa, a través de actividades y networks colaborativos, como eventos, workshops, hackathons y competiciones de startups.

Las aceleradoras europeas más importantes son:

Startupbootcamp (SBC) es una red global de aceleradoras centradas en la industria. Ayuda a nuevas empresas que se globalizan, dándoles acceso directo a una red internacional de los socios más relevantes, los inversores y mentores en su sector.

Level 39 es uno de las aceleradoras de tecnología más grandes de Europa para las finanzas, el comercio minorista, la ciberseguridad y futuras empresas de tecnología que ofrecen servicios a ciudades.

Anthemis Foundry es una incubadora de diseño centrado del Grupo Anthemis, una inversión y consultoría en el espacio de tecnología financiera. La incubadora se centra en algunos proyectos elegidos a la vez en lugar de seleccionar lotes de nuevas empresas y tener un horario fijo.

Tech City UK ofrece una plataforma para las empresas de tecnología digital que se establecen en el Reino Unido. Ofrecen apoyo para startups, empresas establecidas y empresarios.

El programa Acelerador de Barclays es un programa de 13 semanas de duración en colaboración con Techstars. Barclays ofrece herramientas, equipos e instalaciones para nuevas empresas.

FinTech Innovation Lab ofrece programas de tutoría de 12 semanas en Nueva York, Londres, Dublín y de Asia y el Pacífico (en Hong Kong). El programa global se ejecuta en colaboración con Accenture y Fondo de Cooperación para la ciudad de Nueva York como uno de los patrocinadores, mientras que también tienen patrocinadores específicos de la región.

Hay muchas más y no solo en el campo de las tecnologías financieras, casi cualquier startup puede encontrar el apoyo en una de ellas.

¿Qué significa este crecimiento tan rápido? Que el modo de empezar un negocio innovador cambió: ya no hace falta tener mucho dinero, tener su propio espacio o conocer a gente del sector, ahora incluso no es imprescindible tener un equipo, basta con tener una buena idea y con eso puedes crear tu startup. Es justo porque al final solo las ideas más o menos locas permiten a un negocio ser competitivo.

Tendencias laborales o a quién buscan los empresarios fintech

La palabra “fintech” entró en nuestras vidas junto con la revolución digital y está siendo usada cada día más. Sabemos más o menos lo que significa, sabemos también qué ventajas nos ofrecen estas compañías, sabemos que este campo acumula dos cosas imprescindibles para tener éxito: talento y dinero. Pero lo que no tenemos tan claro es ¿quién y cómo se crea una empresa Fintech?  No está muy claro el perfil de un trabajador de este sector, a quién buscan y qué capacidades requieren los empresarios Fintech.  

 

Si abrimos una página con ofertas de trabajo vemos que las entidades financieras contemporáneas necesitan diplomados en matemáticas, ingeniería y física, también buscan unos profesionales muy concretos como especialistas en la tecnología blockchain o en inteligencia artificial. Y mientras la revolución del sistema financiero avanza, las universidades no tienen tiempo ni capacidad para para seguir el ritmo de crecimiento de esta nueva industria financiera. Algunas universidades y centros de estudios mundiales y españoles ya ofrecen cursos y hasta doctorados en dicho sector, pero el tiempo que necesita la formación no alcanza el ritmo que lleva la revolución digital, por lo que tenemos otro problema añadido: el sistema de educación clásico no cubre las necesidades que demanda el mercado.  

 

A pesar de esta circunstancia, el sector Fintech crece cada día más, aparecen nuevas startups, nuevas tecnologías, nuevas tendencias. Y todo esto es posible gracias a que los empresarios apuestan por el talento y autodesarrollo, lo cual es un buen camino para todos.  

 

Los líderes mundiales de Fintech acuden cada vez más al sistema de coworking en su búsqueda de nuevas ideas, de personas talentosas y para obtener el mayor intercambio de información y experiencia. Por ejemplo, IBM, Verizon, Microsoft están probando trabajar en coworking con una gran cantidad de emprendedores de startups innovadoras. De otro lado, para las empresas pequeñas es una gran ventaja porque es el mejor sitio para construir relaciones con los gigantes.  

 

Otra tendencia popular es la integración de incubadoras en sus plataformas para atraer startups que empiezan a crear su propio desarrollo, así las empresas líderes tienen un acceso rápido a nuevas ideas, tecnologías e innovaciones.  

 

Hay tres factores importantes que influyen al crecimiento de estas tendencias: gran aumento de la cultura de startups; flexibilidad de recursos humanos en el sentido global, que está desarrollándose gracias a las tecnologías; y la generación milenial, que prefiere la economía de consumo colectivo.  

 

JLL preve que, antes de 2020, el 65% de las corporaciones de Estados Unidos van a usar coworking para sus empleados y antes de 2030 hasta un 30% de oficinas funcionarán con modelos flexibles.  

 

Lo comentado demuestra que hasta ahora no solo las empresas están creando las normas de las relaciones laborales, sino que los profesionales también tienen poder para participar en su definición.  

La transformación digital en sectores sensibles a los cambios tecnológicos, como el financiero, por supuesto, requiere de profesionales versátiles y altamente cualificados pero los modelos de preparación laboral siguen estando atrasados a pesar de sus intentos de corresponder al ritmo del mercado. Entonces, y resumiendo, un trabajador de Fintech debe ser un profesional contemporáneo y flexible y ya no son tan importantes los diplomas universitarios, sino que lo que más se valora hoy son los conocimientos reales, experiencias, nuevas ideas y autodesarrollo, así que cada uno tiene la posibilidad de trabajar en una Fintech.   

fuente de la imagen: www.ieb.es

BLOCKCHAIN EN EL SECTOR DE LA HOSTELERÍA

La palabra blockchain ha entrado en nuestras vidas cada día con más intensidad: se escucha por todos lados, se publica en los medios de comunicación especializados y generalistas, se pronuncia en cualquier conferencia. Pero, sinceramente, lo relacionamos en la mayoría de los casos con criptomonedas o algunas bases de datos mágicas, que no se pueden falsificar. Sí, en esos sectores, por supuesto, tienen su uso, pero además hay tantos campos donde se puede aprovechar la tecnología blockchain y que de ellos no sabemos tanto.

El 22 de mayo de 2018 (en horario de 10:00 hasta las 14:30), la Federación Provincial de Empresas de Hostelería y Turismo de Granada organiza el Seminario “Nuevas perspectivas turísticas para Granada y la Alhambra desde la tecnología Blockchain”, que impartirá el reputado analista Fernando Gallardo.

Suena muy innovadora y en este articulo vamos a analizar qué uso de la tecnología blockchain puede ser útil para la hostelería y para el turismo.

Empezamos por la identificación virtual. Es decir, que no será tan imprescindible mostrar documentos para identificarte ni en aeropuertos y estaciones ni en hoteles, será suficiente con tener un identificador electrónico con los datos biométricos. Y eso nos lleva a otra ventaja que es la seguridad.  Como ya sabemos, falsificar datos en la cadena de bloques que desarrolla el sistema blockchain es casi imposible, así que vamos a tener datos verificados y controlados que ganan su mayor importancia con el problema de terrorismo y del fraude.

El concepto de viajes inteligentes (Smart travel), que significa que el turista además de información publicitaria busca preferentemente experiencias reales, también estará respaldado por la blockchain. Ahora es bastante fácil manipular opiniones de usuarios y aumentar la cantidad de estrellas de satisfacción para un hotel o restaurante. Creando un sistema descentralizado y con acceso universal vamos a obtener opiniones fiables y transparentes.

Últimamente aparecen más y más iniciativas de estímulo del turismo que proponen premiar a los visitantes de ciertas localizaciones y monumentos. Por ejemplo, Dubái propuso recompensar a los turistas con puntos especiales que puedan ganar y gastar.

Pero volvamos al lado financiero de la blockchain, ya que la comodidad de su uso en este sentido es indudable. No solo permitirá proveer de soluciones diferenciales a las empresas del sector del turismo, sino que antes habrá creado un modelo transaccional inviolable para que cualquier persona pueda realizar sus compras online y offline con total seguridad.

Un buen ejemplo es el caso de Alipay que está contratando entidades financieras europeas que están preparando y adaptando su tecnología al modelo blockchain para facilitar pagos de turistas o residentes chinos en los países de la Unión Europea. En España colabora con MOMO Group y esta colaboración asegurará las relaciones económicas entre todos los actores que intervienen. Y, sobre todo, el uso de esta tecnología impedirá cargos duplicados, fraudes y manipulaciones de la información que puedan ir en contra del turista, o de cualquier usuario.

Esas son solo algunas ventajas del uso de la blockchain en hostelería, seguro que el honorable experto Fernando Gallardo podrá contaros más. Así que os aconsejamos apuntaros al evento porque será útil e interesante para las empresas del sector, a las que MOMO Group también puede prestar servicio para facilitar pagos y reservas a través de dispositivos móviles.

 

 

MOMO Group en el eFintech Show Barcelona 2018

 

Los días 11 y el 12 de abril se ha celebrado en Barcelona el evento de tecnologías financieras llamado eFintech Show. Dos jornadas en las que ha tenido lugar un ciclo de conferencias y de mesas redondas enfocadas a las innovaciones tecnológicas para el sector financiero y parafinanciero.  En esta edición han sido 30 startups fintech las que han presentado sus soluciones más innovadoras y disruptivas en el sector de las Fintech.

eFintech Show ha sido un evento donde grandes empresas se han unido con startups, analistas, bloggers y emprendedores para trabajar juntos en mejores nuevas tecnologías de banca, finanzas, prensa y venture capital.

Las actividades se han desarrollado en varios bloques temáticos:

  • AI in fintechs
  • Blockchain y crypto
  • Challenger Banks
  • New tech
  • Regtech

Entre los speakers del eFintech Show, se ha podido escuchar a representantes de empresas como IBM, Bankia, IBERIA & LATAM Mitek Systems, Momo Group, Insomnia, Fintech Iberoamericana, Life.SREDA fintech VC, etc.

El main keynote Speaker Chris Skinner, presidente del Club de servicios financieros de Europa y autor del bestseller “Digital Bank” ha hecho una intervención sobre la revolución financiera.

Destacamos la presencia de MOMO Group,  representada por su CEO José María García Amezcua, quien ha participado en una mesa redonda titulada “Quiénes liderarán la colaboración con Bancos: Fintechs, Insurtechs, Regtechs?”. Por su parte, Alejandro Bauloye (CTO/CIO de MOMO Group) ha hecho una intervención centrada en “Qué es una FINTECHSTORE”, nuevo modelo de relación con el mercado que MOMO Group ha desarrollado para liderar el sector de las Fintech.

En palabras de José María García Amezcua, eFintech Show «es un evento de alta calidad participativa, un foro muy adecuado para ver y entender hacia dónde se dirigen los nuevos actores del sistema financiero y tecnológico, nos ha permitido exponer el proyecto de la compañía y generar el interés necesario para seguir creciendo. Ignacio CEA,  Director de Innovación de Bankia, hizo  en la mesa redonda una especial mención al servicio que le estamos prestando y su alto grado de satisfacción, nuestro mejor comercial nuestros clientes»

Por su parte, Alex Bauloye expuso que “el enfoque tecnológico de la FintechStore de MOMO Group muestra su alto grado de encaje en dos vertientes: como perfecto complemento dentro del sector Bancario, ayudando a la banca en su evolución digital, y como propuesta totalmente innovadora dentro del ámbito Fintech. Siendo capaces de aunar esfuerzo y actuar como puente entre los distintos actores dentro del mundo Fintech & Regtech.”

 

 

 

EDE, la regulación que ya existe para las Fintech. El caso SEFIDE.

Imagen relacionada

En febrero de este año se hizo público el Libro Blanco de la Regulación Fintech en España, impulsado por la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI) que acoge a las nuevas empresas financieras y de seguros basadas en soluciones tecnológicas. En su contenido se aborda la necesidad de obtener una regulación específica para un sector emergente que requiere garantizar su futuro y consolidar su posicionamiento en un mercado al que se han adelantado aportando productos y servicios propios de la banca convencional aunque con soluciones más innovadoras y próximas a los usuarios.

Según las previsiones, a término de 2017 habrá en España 400 empresas fintech que realizarán operaciones financieras reguladas por el banco central pero en un entorno aún no legislado al 100% para aquéllas, por lo que pueden estar operando en un terreno en el que es complicado aplicar la legalidad. Esto implica que se produzcan retrasos inevitables en la obtención de autorizaciones para poder realizar determinadas transacciones, como las de préstamo. Ello limita su desarrollo y consolidación.

En el otro extremo, las entidades financieras tradicionales reclaman el mismo tratamiento de regulación y supervisión para las nuevas compañías tecnológicas bajo el supuesto de que todas han de operar en las mismas condiciones restrictivas y de garantías para los clientes. Aunque en el fondo subyace el temor a la nueva competencia, más ágil y flexible, reconocen sus bondades y buscan mientras tanto alianzas para complementar su modelo de negocio.

Y en un terreno intermedio se encuentran las Entidades de Dinero Electrónico, que no son bancos ni fintech, pero tienen la capacidad de operar como ambas si cumplen con lo dispuesto en la Ley 21/2011 de Dinero Electrónico y obtienen la licencia preceptiva por parte del Banco de España para poder emitir y procesar dinero digital. De acuerdo con esta ley, “se entiende por dinero electrónico todo valor monetario almacenado por medios electrónicos o magnéticos que represente un crédito sobre el emisor, que se emita al recibo de fondos con el propósito de efectuar operaciones y servicios y que sea aceptado por una persona física o jurídica distinta del emisor de dinero electrónico”.

Es decir, las llamadas EDE requieren de una plataforma tecnológica incluso más potente que las Fintech para cumplir con la normativa en materia de seguridad informática, de prevención de blanqueo de capitales y de riesgos operativos, por poner un ejemplo. Y de otra parte, podrán operar como cualquier entidad financiera lo está haciendo actualmente con sus diferentes modelos de banca móvil, con las preceptivas autorizaciones de actividad. Ello sitúa a las EDE en una posición de ventaja competitiva para ofrecer, además, servicios de “core and regulatory banking” que, por ahora, las fintech no están autorizadas a realizar.

En este ecosistema es donde SEFIDE EDE opera gracias a haber obtenido en 2014 la licencia otorgada por el Banco de España (nº 6705) para prestar servicios financieros de dinero electrónico a cualquier empresa, incluidos bancos y fintech.

Ir a Arriba